API CSIC

You are here: Noticias El jaleo ya está hecho

El jaleo ya está hecho

E-mail Imprimir PDF


A. J. Vázquez
1.- INTRODUCCIÓN
Eso fue lo que dijo César; en realidad él dijo “alea jacta est” cuando atravesó el Rubicón dispuesto a conquistar Roma para su beneficio o perecer en el intento. A traducción correcta es “la suerte está echada”, pero valdría como traducción de un alumno del actual bachillerato que ha colocado a nuestros alumnos al final de Europa. Ganó y con él desapareció la democracia. Bruto, que en nuestra cultura hispánica aparece como un desleal, es considerado por la cultura británica, yo creo que con cordura, como un defensor de las libertades.
La historia demuestra que tras César vieron los emperadores que acabaron convertidos en dioses. De una gozosa, libre y tolerante sociedad democrática y politeista – otra forma de democracia extraterrestre – pasamos al autoritarismo civil y teológico que nos gobernó “manu militari” y “manu sacerdotalis” hasta la revolución francesa. De aquellos polvos vinieron los lodos que lo embarraron todo hasta nuestros días.
Porque no fue hasta 1789, con el inicio de la revolución francesa, que volvimos a empezar a recuperara la democracia. Y no es inoportuno considerar que este año de 2008 donde vamos a celebrar con fastos ultranacionalistas la derrota de los franceses, lo que deberíamos hacer es conmemorar, con ánimo penitencial, el error de haber ganado una guerra que tendríamos que haber perdido para haber ganado.
En el año del bicentenario debemos recordar que, José I era un buen rey “republicano”, valga la paradoja; y democrático. No el infame Fernando VII, un tipo indeseable que, ¡vaya paradoja!, pasó a la historia con el sobrenombre de “el deseado”, porque lo fue. Ése el gran error, desear a un tipo traicionó a su padre, al que quiso echar del trono; un tipo que cada vez que los mariscales de Francia ganaban una batalla a los españoles, le escribía a Napoleón para felicitarle por el éxito en el combate.
Volviendo a nuestro asunto, para algunos ya llega con la democracia de la Constitución. Son demócratas de espíritu jerarquizante. Nombrado el gobierno democrático éste debe instaurar la autoridad firme, así llaman los no demócratas a las dictaduras “nunca ilustradas”. La democracia o lo invade todo o no es democracia.
Pues bien en el CSIC el jaleo está hecho, BOE nº 12, 14.01.08, pp. 2476 – 2485. César ha pasado el Rubicón y sigue camino de Roma. Sin duda la Agencia tiene ventajas. No las discutimos. Es su inmensa falta de garantías lo que nos sigue preocupando.
2.- ANÁLISIS
2.1.- Preámbulo
El texto del BOE presenta notables mejoras a un texto excesivamente autoritario. Y eso es un alivio, pero no suficiente. Se elimina un texto intolerable que decía
En efecto, la actividad investigadora se desarrolla en un contexto internacional, dinámico y altamente competitivo al que las estructuras tradicionales de la Administración General del Estado se adaptan con dificultad. Los organismos públicos de investigación y en particular el Consejo Superior de Investigaciones Científicas se enfrentan continuamente a barreras administrativas que impiden el pleno desarrollo de su actividad. Es por ello necesario disponer de nuevos instrumentos que se ajusten fácilmente al entorno de la ciencia y la tecnología para que España pueda disponer de organismos públicos de investigación que estén a la altura de sus homólogos en otros países.
La realidad era muy distinta:
a.- la actividad investigadora se adaptó con dificultad, sí, pero con inmensa
flexibilidad al contexto internacional dinámico y altamente competitivo,
b.- las barreras administrativas del CSIC si no se sortearon mejor fue por la
incapacidad de algunos de sus Presidentes que no supieron explicar nuestra naturaleza a las demás instancias del Estado.
Ésta otra consecuencia – nada como la memoria histórica- de la degradación del CSIC por uno de sus Presidentes. El Presidente el CSIC tenía categoría de Subsecretario. Uno de sus presidentes prefirió degradarlo al nivel de Director General. Así, paradójicamente, cobraba más a final de mes. Todo un ejemplo.
Los autores del texto deberían haber sido más respetuosos con el personal del CSIC. Hemos dado más de lo que se le podía exigir. Desacreditar lo existente, no olvidaré jamás la atribución de casposidad al CSIC, no deja de ser una forma de conseguir que se apruebe lo que seguimos considerando el Estatuto del Mando el CSIC.
Otro texto felizmente eliminado con otra justificación inaceptables fue:
Para dar respuesta , entre otras, a esta necesidad, el Parlamento ha aprobado la Ley 28/2006 de 18 de julio, de Agencias Estatales para la mejora de los servicios públicos, creando la figura jurídica de Agencia Estatal como un nuevo tipo de organismo público cuyo funcionamiento se basa en la autonomía, la responsabilidad gerencial y la gestión por cumplimiento de objetivos. Esta nueva estructura supone un cambio importante de cultura en la Administración General del estado, que se orienta hacia modelos más próximos a los de los países más avanzados, que encajan adecuadamente en el ámbito de la gestión en materia de investigación científica y desarrollo tecnológico.
¿Es sólo un problema de redacción o es porque lo que en ella se prometía no es verdad?. En tal caso, ¿qué es lo que no es verdad de lo que no se ha querido que conste ¡ni en el Preámbulo!?. Las sociedades pueden funcionar bien, mal o regular. Pero las sociedades organizadas de modo incoherente es difícil que funcionen bien. Claro que en algún momento habrá que cambiar la forma de funcionar empezando por algún sitio. Pero eso debe hacerse de modo coherente y planificado, y no creemos que ése sea el caso. La cultura de la Administración es la de el país. Cambiar la cultura sin cambiar el país es una forma de crear conflictos. Un cambio coherente en la Administración sería mejor.
Y también elimina el descrédito del CSIC otra feliz supresión:
El Estatuto internacionaliza al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, transformándolo en una institución abierta a todos los investigadores, independientemente de su país de origen. La actividad investigadora debe nutrirse de recursos humanos y materiales en un contexto internacional y por ellos las instituciones que la desarrollan no deben tener barreras que sólo permitan contar con una parte de ellos. En materia de investigación científica y tecnológica se compite en el contexto internacional y es en ese mismo contexto en el que deben captarse los recursos. La Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas va más allá y no sólo abre al contexto internacional su colectivo de investigadores sino el de todo su personal, incluyendo al personal directivo.
Lo que se quería que apareciera en el BOE iba en descrédito del CSIC y de la verdad.
a.- El CSIC está abierto desde hace mucho tiempo a todos los investigadores
independientemente de su país de origen – de hecho hay varios investigadores no españoles en su plantilla.
La limitación no viene de ninguna estructura del CSIC sino de la necesidad, que no se ha obviado con la Agencia, de homologación de los títulos exigibles para desempeñar una determinada función.
b.- Y en cuanto a que la Agencia CSIC se abre al contexto internacional,
incluyendo al personal directivo, aparte de una desiderata personal, es una realidad viejísima.
Por poner sólo dos ejemplos. Uno de sus vicepresidentes durante el franquismo, el Prof. Mayor Zaragoza, hizo una clara apertura al contexto internacional cuando fue elegido presidente de la UNESCO.
Uno de sus presidentes, ya en plena democracia, el Prof. Rolf Tarrach - ¡Dios le perdone por lo que hizo con Humanidades! – es Rector de la Universidad de Luxemburgo.
En dos contextos distintos la apertura al ámbito internacional fue posible; eso depende más de los méritos personales que de las estructuras.
c.- si no hubo más participación de científicos extranjeros no fue por culpa del
CSIC sino del Gobierno que ahora aprueba esta agencia.
Hoy España sigue sin transferir la Directiva 2005/71/CE del Consejo de 12 de octubre de 2005, relativa a un procedimiento específico de admisión de nacionales de terceros países a efectos de investigación científica. Suya es la culpa, nosotros, como siempre, las víctimas.
Y seguimos con las felices eliminaciones de textos. Ésta es significativa:
Con el presente Estatuto el Gobierno pretende dotar al Consejo Superior de
Investigaciones Científicas de las competencias necesarias para poder competir con garantías en el contexto de la investigación científica y tecnológica internacional. Con estas facultades la Agencia podrá desarrollar actuaciones e instrumentos análogos a los de sus homólogos europeos y así, conjuntamente con ellos, contribuir ordenadamente a implantar en la Unión Europea una sociedad basada en el conocimiento en un contexto marcado por el desarrollo sostenible.
Aunque lo dicho en el preámbulo no tiene fuerza de ley es bueno que el BOE no recoja mentiras. Es significativo que se haya eliminado del texto del preámbulo hasta una promesa que no sería de obligado cumplimiento legal, como
a.- la de “.... dotar al CSIC de las competencias necesarias....”, o
b.- la de que “con esas facultades ... podrá desarrollar actuaciones e instrumentos
análogos a los de sus homólogos europeos ...”.
Estas eliminaciones refuerzan nuestras sospechas, manifestadas desde el inicio. Pese a todos sus cambios, quizá no haya tantos. Y en cuanto a la coartada de sus “homólogos europeos”, no vale, ellos tienen de unas financiaciones privadas que aquí no existen.
La inversión privada en I+D+i sigue sin arrancar en este país. Es bastante impensable la creación de un Max Planck financiado por el sector, o un Fraunhofer financiado por el sector. Aquí muchas empresas sólo se plantean cómo pedir fondos públicos para realizar investigaciones privadas de forma que no les cueste nada. No como sus “homólogos” Llegados a la descripción del contenido, en el Capítulo II se añade que, en su sección primera “se añade que se establece el régimen aplicable a los ....órganos ejecutivos unipersonales”.
La sección segunda se añade que “La Presidencia es concebida con carácter ejecutivo”.
Desaparece la sección tercera “el mecanismo de nombramiento del Vicepresidente Ejecutivo, que corresponde a la figura de Director establecida en la Ley 28/2006, y se fijan sus funciones”, sin que nunca más se sepa que ha pasado de ese “Director”.
La sección cuarta, ahora tercera, elimina el establecimiento de “la estructura y funciones de los órganos de apoyo unipersonales, Vicepresidencias y Secretaría General”, que secalifican “órganos directivos de primer nivel”.
También desaparece la sección quinta que establecía “la estructura de los órganos directivos y el régimen del personal directivo. Asimismo se fija la adscripción de la intervención delegada”..
El capítulo IV, la última sección que decía:
“En la tercera sección se establecen los medios económico-financieros con los
que el CSIC podrá financiar su actividad”
se traslada al capítulo V, en términos equivalentes a la situación actual “se establece el régimen .... presupuestario.....”.
Se añade un capítulo VI que “recoge lo relativo al asesoramiento jurídico y la representación y defensa en juicio”, algo, al parecer, no contemplado en el proyecto.
Articulo único
No se altera
Disposiciones adicionales
Se reordenan y se establecen algunas nuevas, entre ellas:
La disposición adicional primera sobre Constitución de la Agencia que tendrá lugar en el plazo de un mes, hasta el 14 de febrero, donde tendrá lugar la reunión del Consejo Rector. Esta constitución implica la desaparición del “CSIC en funciones”.
La constitución revela la solución al problema de la definición de los representantes de personal; se huye de la democracia directamente representativa, como luego veremos.
Disposición adicional segunda. La estructura actual del CSIC queda en funciones en virtud de la disposición transitoria segunda hasta tanto se constituya el Consejo Rector.
Disposición adicional tercera. Se refiere al personal actual del CSIC. Se mantiene el texto de la disposición adicional primera del proyecto.
Disposición adicional cuarta. Se mantiene lo dicho sobre la estructura orgánica, que era la disposición adicional segunda del proyecto.
Disposición adicional quinta. Referida al personal universitario con destino en el CSIC, cuyo texto se mantiene, adicional tercera del proyecto.
Se añade un párrafo 2, que permite incorporar al personal docente universitario con destino en el CSIC o en sus centros mixtos en sus convocatorias de acceso mediante promoción interna a las escalas de Profesores de Investigación, Investigadores Científicos y Científicos Titulares del CSIC. Esta decisión permite a todos estos funcionarios el cambio de destino de la Universidad al CSIC mediante una decisión asimétrica, porque el camino en el sentido inverso no se contempla.
Queda sin integrar la Escala de Investigadores Titulares del Ministerio. Como todo, lo decidirá el Consejo Rector. ¿Por qué no haberlo previsto?.
Disposiciones transitorias
Primera: Sobre el contrato de gestión se mantiene el texto de la homóloga del proyecto. Se añade lo siguiente:
“Hasta tanto se apruebe el contrato de gestión previsto [el plazo es de tres meses, según dice el primer párrafo de esta transitoria], será de aplicación el Plan Inicial de Actuación de la Agencia contenido en la Memoria que acompaña al presente Real Decreto”.
Segunda: Sobre el régimen transitorio de los órganos del CSIC se mantiene el texto de
la homóloga del proyecto. Se suprime la concentración de poder propuesta en el proyecto elaborado por el CSIC, lo cual es una decisión cuerda:
En tanto se nombre al Vicepresidente ejecutivo regulado en el artículo 14 del Estatuto, ostentará sus competencias el Presidente del CSIC.
Se mantienen en funciones los órganos actuales hasta que se nombre el Consejo Rector, tal como se señaló más arriba, especificando además que:
“Las Subdirecciones generales subsistirán transitoriamente hasta que se creen las Vicepresidencias Adjuntas o Secretarías Generales Adjuntas que las sustituyan con arreglo a lo dispuesto en los artículos 18.5 y 19.2 del Estatuto.
Tercera: Sobre la percepción de retribuciones se mantiene el texto del proyecto.
Cuarta: Sobre la permanencia de las unidades administrativas se mantiene el texto
Quinta: Se incorpora otra disposición sobre régimen presupuestario transitorio; dice:
“La Agencia gestionará desde el momento de su efectiva constitución el presupuesto del organismo autónomo CSIC hasta tanto se apruebe un presupuesto definido en los términos previstos en la Ley 28/2006 de 18 de julio, de Agencias estatales para la mejora de los servicios públicos.
En la Disposición final primera del proyecto se establecía que el primer presupuesto de Agencia sería el del año 2008. En estos momentos ese primer presupuesto tendrás que elaborarse en el plazo de tres meses desde la constitución del Consejo Rector, es decir, como máximo el 15 de mayo.
Disposiciones derogatorias
Única: Sobre la derogación del RD 1945/2000 del CSIC, se mantiene el mismo texto que en la homóloga del proyecto.
Disposición final
Única: Todo [con las salvedades indicadas] entra en vigor el día 15 de enero de 2008.
Descanse en paz el CSIC como Organismo Autónomo
Entre las alteraciones que se producen en el articulado llaman la atención algunas
Entre las funciones del CSIC ya no está
crear empresas de base tecnológica; sólo
impulsar la creación de entidades y empresas de base tecnológica, que ya se hacía
No se admite que el CSIC represente al Ministerio; sólo que participe en los organismos que le encomiende
Artículo 7.- Órganos de Gobierno
se eliminan como órganos unipersonales de Gobierno los vicepresidentes y el Secretario General
Artículo 9. Régimen de incompatibilidad aplicable al Presidente
se elimina la parte de la propuesta que incluía también al Vicepresidente Ejecutivo y en
Artículo 10. Actos y Resoluciones del Consejo Recto y del Presidente
se elimina del título al Vicepresidente y, en consecuencia, su capacidad para dictar resoluciones; éstas se reconocen al Presidente.
Artículo 11. Presidente del CSIC
se exige que el nombramiento se haga “.... entre personas con experiencia acreditada en investigación y en gestión de I+D ...”, algo que antes no se exigía
se precisan muchas funciones expresamente, que no estaba en el proyecto y
se elimina que le pueda substituir el Secretario General,
se eliminan las funciones de.
c) Vigilar el desarrollo de las actividades del CSIC velando por su cumplimiento del presente Estatuto y de sus normas de desarrollo
f) Presidir el Comité Científico Asesor, el Comité Interterritorial y el Comité de Ética
g) Proponer al Consejo Rector el procedimiento de evaluación externa de la actividad investigadora del CSIC a que hace referencia el art. 29.
se le prohíbe que delegue una serie de funciones.
Artículo 12. Composición del Consejo Rector
Se aumentan de 3 a 4 los representantes del MEC
de 3 a 5 los designados por el Ministro del MEC
Se añade 1 Rector designado por el Consejo de Universidades
Se elimina el representante del Ministerio de Economía y Hacienda
El Vicepresidente ejecutivo del CSIC.
El comentario más importante que nos merece este Consejo Rector ya lo dijimos antes con motivo del proyecto:
demuestra el temor a los Trabajadores en cuanto a su representación.
teme la representación directa de los trabajadores
entrega la elección de los trabajadores del CSIC sólo a algunos sindicatos.
insiste en las Centrales más representativas, un invento inconstitucional de la Ley Orgánica de Libertad Sindical que, pardójicamente “legaliza” la falta de libertad sindical real.
Artículo 13. Funciones del Consejo Rector
Tiene el control del seguimiento del CSIC; en el proyecto se le diera al Presidente
Tiene el control de la gestión del Presidente y la exigencia de responsabilidades, que en
el proyecto tampoco se incluía.
Se trata de dos modificaciones prudentemente controladoras de la gestión.
Desaparece el Vicepresidente ejecutivo
Artículo 14. Comisión de Control
Tiene mucho más control que el que le adjudicaba el proyecto. Y eso es bueno.
Inexplicablemente tiene como objetivo determinar la información económica financiera que ha de suministrarse al Consejo Rector y su periodicidad. Parece un disparate controlar el nivel de información del Consejo Rector. Otra cosa es que tenga que informarle
Artículo 15.- Comité Científico Asesor.
Exige la presencia de personal científico del CSIC en su seno según determine el Consejo Rector, algo que no se exigía en el Proyecto. Y eso atiende nuestra petición.
De todos modos ya veremos como se hace esa designación por el Consejo Rector. Nos tememos que el personal científico seguirá marginado; es peligroso.
Articulo 16.- Comité interterritorial
Se mantiene la nula intervención del personal del CSIC. La mitad de los miembros, 18, los designa el Consejero de cada Autonomía; la otra mitad el Presidente del CSIC. Lo presidirá el Presidente de la Agencia; es decir, el Presidente del CSIC
Artículo 17.- Comité de ética
Todo sigue en manos del Consejo Rector.
No hay lugar a la iniciativa del personal.
Al menos no lo preside el Presidente del CSIC, sino de uno de sus miembros.
Artículo 18.- Vicepresidencias
Es más serio que el proyecto donde el Presidente concentraba todo el poder.
Bajo su superior competencia, cada Vicepresidencia tiene cometidos funcionales.
Art. 19.- Secretario General
Se crean Secretarías Generales Adjuntas que creará el Consejo Rector
Art. 20.- Otros órganos directivos
Se eliminan la Vicepresidencia Ejecutiva, las Direcciones, Vicedirecciones, Gerencias
y Vicegerencias de centros y unidades. Adelgazar tanto mando está bien.
Se eliminan los coordinadores de las Comunidades autónomas.
Se elimina la intervención delegada como órgano directivo
Se eliminan los asesores de los Órganos de gobierno, ejecutivos y de apoyo
unipersonales.
Tememos que esas eliminaciones arruinarán varias expectativas de “progreso” personal
Se crean los coordinadores de redes, que tendrán contrato de alta dirección. Pueden
no ser funcionarios.
Artículo 22.- Contrato de Gestión
En relación con la responsabilidad se modifica el texto del proyecto:
Decía Dice
“... exigencia de responsabilidad por la “...exigencia de responsabilidad por la gestión de los órganos ejecutivos y el gestión de los órganos de gobierno y de
personal directivo...” apoyo y el personal directivo...”,
lo que implica la ampliación de la responsabilidad a todos los órganos de gobierno, art. 11, 12 y 13, incluidos los no ejecutivos; se mantiene la del personal directivo art. 18, 19, 20 y 21. Y eso está bien.
Artículo 23. Elaboración y aprobación del Contrato de Gestión
Se precisa que la presentación se hará ante el Ministerio de Educación y Ciencia
Se añade que “los PGE [pueden] prever una dotación condicionada a la efectiva
formalización del contrato”
Artículo 25. El Plan de acción anual, la memoria anual o informe general de actividad y
las cuentas anuales
Se precisa que las cuentas anuales se publicarán en el BOE.
Se precisa que el Presidente del CSIC informará a los Ministerios de Educación y
Ciencia, Administraciones Públicas y Economía y Hacienda
Artículo 26.- Organización de la actividad investigadora
Se añade en el apartado 1 que “Esta organización y régimen de funcionamiento se determinará en el plazo máximo de seis meses tras la Constitución del Consejo Rector”, Eso es más serio que el proyecto. Allí, al no poner plazo quedaba impreciso.
Se añade un apartado 2 que no existía:
El régimen de funcionamiento de los Centros, Institutos Unidades se organizará teniendo en cuenta la existencia de órganos de gobierno, colegiaos y unipersonales. En la constitución de los órganos colegiados se garantizará, en todo caso, la existencia de representación del personal. Además, y para el desarrollo de sus fines, los Institutos y Unidades podrá organizarse en departamentos y unidades de servicios administrativos y/o técnicos y los Centros en Instituto y Departamentos
Se suple así la consciente y reveladora omisión de toda referencia a los actores de la actividad. Se exige representación de personal; otra cosa es cómo se organice, que en relecturas de lo dicho hay muchos expertos.
Fuera del CSIC, de donde salió la propuesta enmendada, la gente se da cuenta, aunque poco, de que el trabajo de investigación los hacemos los trabajadores en los Centros, no sólo el mando y que eso debe ir en el Estatuto.
De todos modos, toda la estructura de trabajo del CSIC constituida por Centros e Institutos y su organización ha quedado suprimida de un plumazo y el Consejo Rector podrá hacer lo que le de la gana con estas mínimas directrices.
Tan increíble como verdad. Esperemos, no obstante, que haga algo sensato.
Artículo 27. Evaluación de la actividad investigadora
Se priva al Presidente del poder de proponer “un comité de expertos de reconocido prestigio” para que se lo apruebe el Consejo Rector, que se reservó en el Proyecto. Y eso está bien.
Se establece que ese trabajo lo haga la Agencia Estatal de Evaluación, Financiación y Prospectiva de la Investigación Científica y Técnica que para eso se ha creado ¿o no?.
Artículo 29.- Patrimonio
Se limita el poder de adquisición patrimonial que se había dado el Presidente exigiendo “... previo informe del Ministerio de Hacienda.”, que es la mínima caución que cabe.
Desgraciadamente parece que queda la capacidad de enajenación en manos del Presidente con la sola caución de la comunicación al Ministerio de Hacienda. Esta posibilidad nos parece muy irresponsable.
Artículo 30. Régimen de personal
Se elimina la figura de Científico Contratado.
Se mantiene no obstante, la posibilidad de contrato con investigadores.
Se limita esa contratación con distintas exigencias:
a.- que sea por tiempo indefinido y tiempo completo;
b.- que se haga “... conforme establece el art. 31” del Estatuto siempre que se hayan contratado “.... conforme con las previsiones del art. 17.1.b de la Ley 13/1986”
c.- que en la evaluación de su actividad hayan superado con criterios de
excelencia la evaluación correspondiente.
d.- realizar las funciones del CSIC y prioritariamente tareas de investigación
científica y desarrollo tecnológico
Se agradece que se elimine la contratación temporal que le gusta a tanta gente aplicar a los demás, acabando con los abusos de los derechos ciudadanos. Pero ya veremos si el Consejo Rector no la re-inventa de otro modo.
Se limita el personal que se puede incorporar contratado por otras instituciones al que vaya a realizar “...funciones de investigación científica y técnica...”, especificando que ello no implica relación laboral con el CSIC.
Se mantiene, lamentablemente, la posibilidad de explotación de titulados superiores – a los que incorrectamente llama personal investigador en formación. Un invento inconstitucional creado por el RD 63/2006, que aprueba el Estatuto del Personal Investigador. Se ha perdido una oportunidad de oro. No es la única perdida.
Artículo 31. Acceso y selección del personal
Se añade a la aprobación de los recursos humanos necesarios que se integrarán en la oferta del Estado la coletilla “... de acuerdo con lo que establezcan las normas singulares que se dicten para adecuar las de función pública a las características del personal investigador”. Pero como en ningún lado se especifica cuáles son las características del personal investigador, eso es como no decir nada. Otra oportunidad perdida.
Lo más probable es que se utilice esta vaguedad para acabar con la estructura funcionarial del CSIC. Algo parecido a lo que se ha hecho en Correos. Por supuesto, se respetarán los derechos adquiridos, pero empezará a crearse una doble escala. Esperemos que no ocurra como en Correos y que no se utilicen las excepciones para restringir la movilidad del personal.
Artículo 32.- Autorización para realización de labores .. .fuera del CSIC
Se precisa que “El personal funcionario mantendrá la situación de servicio activo y
continuará percibiendo las retribuciones correspondientes a su puesto de trabajo. Igualmente podrá ser autorizado a realizar labores docentes en los programas de enseñanza de las Universidades Públicas con los límites fijados en el Ley 53/1984, de incompatibilidades del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas. En todas estas circunstancias , el personal destinado para realizar labores fuera del ámbito orgánico del CSIC no tendrá vinculo jurídico con la empresa o institución a la que haya sido cedido temporalmente”.
Se precisa de nuevo este extremo de no vinculación jurídica en otros casos de cesión.
Se precisa, asimismo que “En todo caso, el personal autorizado en el marco de este
artículo estará sometido a la Ley 53 /12984, de 26 de diciembre, de incompatibilidades del personal al servicio de las administraciones públicas”.
Art. 33.- Régimen retributivo
Como ahora, será el general de la función pública, lo que incluye los complementos que la función pública autorice para el personal docente e investigador, vinculado al cumplimiento de los objetivos, como ya está ocurriendo ahora con los sexenios, pero sólo para el personal docente e investigador
Como ahora, podrá recibir los incentivos correspondientes al art. 18.2 de la Ley 13/1986, el resto del personal.
Como ahora, el Presidente podrá establecer incentivos, retributivos a través del complemento de productividad, informando de ello al Consejo Rector
Artículo 34.- Carrera profesional
El personal laboral tendrá una carrera profesional según convenio
Como ahora la carrera del funcionario de las Escalas del CSIC y el resto de los funcionarios que se desarrollaba dentro del CSIC se desarrollará dentro de la Agencia de acuerdo con el Estatuto del Funcionarios Público
Sólo para el personal investigador: “Se promoverá la aprobación de una normativa específica relativa al personal investigador que desarrolle la carrera profesional en sus modalidades científica, técnica y de gestión especializada en la investigación”.
Obsérvese el nulo alcance del compromiso. Sólo se compromete a promover la aprobación, no a conseguir que se apruebe. En este caso hubiera dicho “se aprobará” y señalado un plazo.
Sólo se admite que haya personal investigador a tiempo parcial. O sea, ninguna garantía entre dos panes. ¿Qué pasa con el resto del personal y su carrera?.
Art. 35.- Régimen económico y financiero
Dicho con otras palabras todo es lo mismo que en el actual Estatuto.
RESUMEN Se ha limado de autoritarismo el proyecto propuesto y de concentración de poder.
De todos modos se ha conseguido un estatuto de mínimos.
Sus promotores dicen que eso da más flexibilidad
Otros sólo vemos menos garantías.
El tiempo dará la razón a unos o a otros.
De momento la historia de los Estatutos es la de disminución de las garantías
¿Qué origina ese miedo al mayor nivel de participación de personal, elegido por el personal del CSIC, directamente, para estar en el Consejo Rector?.
¿A qué esa desconfianza en nuestra entrega y dedicación al CSIC?.
¿Por qué el Consejo Rector no puede tener ni una persona elegida directamente por todo el personal del CSIC?. Un justo hubiera salvado a Nínive de la destrucción.
Los representantes de los sindicatos, cuya representantividad es más legal que real, elegirán representantes a través de una ficción jurídicamente formal; pura democracia orgánica.
Se teme una representación sindical amplia, se pidieron 5 representantes, y se negó
Se teme una representación real, hasta de la representación sindical formal.
Por eso se han eliminado los dos representantes adicionales que se pedían
Es mejor que la representación sindical sea la mínima posible
Es mejor que la representación directa del presonal no exista.
La representación establecida será más dúctil y maleable para el “mando”.
Haberlo hecho así hubiera permitido acomodar el Consejo Rector a la naturaleza de la investigación científica, como dice “el papel”·, pero no hace
El concepto de Agencia lo hubiera permitido; pero no se quiso ni mantener lo poco que quedaba.
La autoridad se pregunta el por qué de nuestra oposición al proyecto.
Está clara; la falta de garantías de un personal del que se desconfía.
Es, simplemente, insultante.
Alfonso J. Vázquez
Profesor de Investigación del CSIC
Posted in Otros Enviado por alfonso el Lun, 2008-02-04 09:53.